Seguro de vida o de accidentes ¿qué debo contratar?

Los seguros de vida y los seguros de accidentes tienen una cobertura social que cubre una serie de situaciones en las que se puede ver envuelto el tomador de dicho seguro. Conforme avanzan los años, empieza a ponerse encima de la mesa contratar un seguro de vida o de accidentes. ¡Descubre el seguro de accidentes personales perfecto para tus necesidades!

 

¿Qué es un seguro de vida?

La póliza de un seguro de vida permite obtener una protección económica en caso de sucesos desafortunados como el fallecimiento o la invalidez del tomador del seguro. Su finalidad es otorgar cierta seguridad a los familiares y allegados llegado dicho momento.

 

Los seguros de vida cuentan con cuatro partes que intervienen en el proceso:

 

  • Aseguradora: entidad que se encarga de recoger la prima del seguro. Dado el momento necesario, se encargará de pagar la indemnización a los beneficiarios.
  • Tomador del seguro: aquel que contrata el seguro y se encarga de pagar la prima.
  • Asegurado: persona que contrata el seguro, a menudo coincide con el tomador.
  • Beneficiario: persona o personas que reciben el capital estipulado en el contrato, los beneficiarios son elegidos por el asegurado.

 

Un seguro de vida puede cubrir diferentes sucesos, por ejemplo, el fallecimiento del asegurado (ya sea por muerte natural o por un accidente), enfermedades graves, incapacidad total y de diferentes grados o diversos tipos de incapacidad causada por un accidente laboral.

 

¿Qué es un seguro de accidentes?

 

Un seguro de accidentes es muy similar a un seguro de vida, se encarga de ofrecer una indemnización según estipule la póliza en el momento en el que se produce el fallecimiento o la incapacidad de la persona asegurada.

 

Estos seguros son muy demandados por trabajadores individuales, de hecho, las empresas están obligadas a contratar un seguro de accidentes laborales para sus trabajadores. La amplia cobertura de estos seguros es especialmente importante para aquellos que realizan ciertos trabajos de riesgo (construcción, trabajo con maquinaria pesada, técnicos de montaje, etc.).

 

 

Los seguros de accidentes cubren aspectos muy variados de la vida privada y laboral, entre ellos los incidentes que han causado la muerte o la invalidez de la persona asegurada (la invalidez puede ser parcial o permanente, también se estudiará el grado de la misma). Estos seguros tienen en cuenta el aspecto económico del accidente, pudiendo indemnizar al tomador del seguro si así lo estipulaba la póliza.

 

Un seguro de accidentes cuenta con un aspecto diferencial: se hace cargo de los gastos sanitarios derivados de dicho accidente por lo que no recibirás una factura por gastos en médicos públicos. El único requisito para poder disfrutar de este servicio es pertenecer a la Seguridad Social y asistir a un médico que esté cubierta por este sistema.

 

Las partes que intervienen en un seguro de accidentes son idénticas a las de un seguro de vida, aunque la cobertura laboral que encontramos en el primero no lo podemos encontrar en el segundo.

 

Comparación de la cobertura del seguro de vida y de accidentes

 

Antes de continuar, debes saber que los seguros de vida y accidentes son complementarios, es decir, puedes contratarlos de forma simultánea para obtener una protección más completa, aunque no siempre es necesario.

 

Un seguro de vida tiene mayor cobertura de enfermedades leves y graves, así como invalidez derivada de la misma. Uno de los servicios que ofrece es encargarse de los gastos sanitarios derivados del accidente, también se encargará de los gastos funerarios si fuese necesario.

 

El seguro de vida es perfecto para personas que no se dediquen a trabajos de riesgo, personas con antecedentes de enfermedades genéticas leves o graves y personas de avanzada edad.

 

Un seguro de accidente se centra en la cobertura de accidentes laborales o del ámbito privado, aunque también tiene un importante aspecto económico: en algunas ocasiones podrás recibir una indemnización si el accidente ha causado unos daños económicos graves y así lo estipulaba en la póliza.

 

El seguro de accidentes es muy demandado por trabajadores que realizan actividades peligrosas o bien por aquellos que quieren estar cubiertos en caso de accidente casual. Estos seguros también suelen ser comunes entre los deportistas (en algunas pólizas excluye a los profesionales de deportes de riesgo), y personas que viajen con frecuencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.