¿Cómo funcionan los seguros de vida de las tarjetas de crédito?

Si tienes una tarjeta de crédito contratada seguramente también tengas un seguro de vida asociada a esta. Este seguro tarjeta de crédito no es conocido por muchas personas, algo lógico teniendo en cuenta que muchos de los bancos son parcos en detalles. Sin embargo, es importante saber cómo funciona este seguro de vida tarjeta de crédito y en este artículo te lo vamos a explicar.

El principal objetivo que tiene un seguro de vida asociado a la tarjeta de crédito es cubrir el saldo de dicha tarjeta en el caso de que su titular fallezca. El funcionamiento es sencillo, cuando la persona fallece, la compañía aseguradora paga a la entidad financiera el saldo de la tarjeta y así tanto el titular como sus familiares se libran de la deuda.

¿Se trata de un seguro gratuito?

Es lógico pensar que ante un seguro de vida tarjeta Visa este pueda tener algún tipo de gasto asociado. En este caso hay bastante truco, ya que habitualmente no se estipula ningún tipo de pago por dicho seguro, pero sí que es bastante probable acabar pagando por este. Veamos cómo.

Al no estar estipulado ningún pago por la póliza se entiende como gratuito. Sin embargo, en la gran mayoría de entidades financieras el gasto que genera dicha póliza se suele incluir en los propios gastos de mantenimiento con los que cuenta la tarjeta.

Llegados a este punto podemos entender que, si la tarjeta no contase con un seguro de vida asociado, seguramente el mantenimiento de la misma sería mucho menor y, por lo tanto, nos costaría menos dinero.

No te olvides nunca que una entidad financiera es como un negocio cualquiera, por lo que al final resulta bastante extraño que ofrezcan un servicio tan altruista como este sin obtener nada a cambio.

La importancia que tiene conocer bien el contrato de la tarjeta de crédito

Todos estos entresijos se entienden mucho mejor cuando uno lee la letra pequeña en el contrato de su tarjeta de crédito.

Esta cobertura de vida es tan solo una más entre la gran totalidad de estas que puedes encontrar dentro de la tarjeta. La principal diferencia que se entiende en este caso es que habitualmente la cobertura de vida no es algo opcional, mientras que otro tipo de coberturas sí que lo son.

Hablamos de coberturas que ofrecen protección en las compras, coberturas contra robos o duplicados de tarjeta, seguros de viaje… en definitiva, una importante variedad que suele estar en la gran mayoría de los casos dispuesta a elección del cliente de la tarjeta de crédito.

Sea como fuere es importante leer con atención toda la documentación con la que cuenta tu tarjeta de crédito. Tal vez esta cobertura te pueda resultar interesante y tu entidad de crédito, por el motivo que sea, no la ha incluido en tu tarjeta. En este caso deberías de preguntar cómo la puedes contratar y así beneficiarte de las ventajas que ofrece para ti y para tu familia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.